[Crónica] Ximo Tebar, un referente de la vanguardia del jazz de este país [Valladolid Jazz Fest ’19]

XIMO-TEBAR-BAND-VALLADOLID-JAZZ-FESTIVAL-NOV-2019

Valladolid [25/11/2019].- La Sala Concha Velasco acogió a un músico excelente, que ofreció un concierto luminoso y muy agradable en esta 14º Edición del Valladolid Jazz, acompañado por una banda de lujo, Will Martz al piano, Xavi Alaman al bajo y un espectacular (y mira que odio este palabro, pero ahora es el único que corresponde) Héctor Gómez a la batería.

De él cuentan que es el creador de eso que han dado por denominar Son Mediterráneo, una coctelera musical donde se mezclan el jazz y flamenco con aroma mediterráneo. De él también dicen que es uno de los músicos españoles más internacionales, con una impresionante carrera plagada de premios, excelentes discos y actuaciones en los más prestigiosos festivales de todo el mundo, y en donde artistas de la categoría de Johnny Griffin, Benny Golson, Lou Donaldson, Louie Bellson, Joey De Francesco, Dr. Lonnie Smith, Jorge Pardo o Tete Montoliú, pueden dar cuenta de ello. Guitarrista, compositor y productor, su música se ha visto influenciada por gente como Montgomery, Benson, Martino o Green. El musico valenciano comenzó a diseñar sus propias bandas hace más de tres décadas y desde el primer momento estuvo acompañado de grandes nombres y, por ejemplo, el organista norteamericano Lou Bennett lo presentó en el país vecino como un «nuevo talento de la guitarra», y la revista francesa Jazz Magazine lo destacó como «Le jazzman espagnol des annèes 90», según cuentan diferentes crónicas.

Cuenta con una buena colección de premios y nominaciones: mejor solista de jazz por el Ministerio de Cultura (1988, 1989 y 1990), también por RTVE Jazz Entre Amigos en 1991, y en Nueva York recibió el premio de la International Association for Jazz Education en IAJE 2007, su disco “Son Mediterráneo” (Wea 1992), esta considerado como uno de los 100 mejores álbumes de jazz de la década de los 90´, y “Homepage” (Wea 1998) fue nominado como «mejor álbum de Jazz» en los Premios de la Música 1999 y fue el primer disco de jazz español que ha entrado en las listas de éxitos, entre otras muchas nominaciones, a lo que se tendría que sumar que a lo largo de todos estos años su música se ha podido escuchar en auditorios como el Apollo Theater, el Lincoln Center o Dizzy’s Jazz entre muchos otros.

En una reciente entrevista comentaba sobre el desarrollo de ese genero o subgénero del que él es el iniciador, que su base es, al margen de muchas horas de estudio y de experimentación, «escuchar mucha música de diferentes estilos y procedencias, y asistir a muchos conciertos en directo, que es donde puedes oír y ver con tus propios ojos lo que hacen los demás, para inspirarte y recoger ideas para tu proyecto personal», algo que es fundamental, en cualquier tipo de música o creación artística, y que en más de una ocasión he comentado con amigos o personas relacionadas con este mundo, ante la nula o casi nula presencia de músicos locales en conciertos de cualquier estilo o genero….como desprestigiando en demasía lo que hacen los demás y que, desde su cerrado punto de vista, a tí nunca te va a influir.

Pues este caballero se dejo ver en esta 14º Edición del ValladolidJazz, acompañado por una banda de lujo, Will Martz al piano, Xavi Alaman al bajo y un espectacular (y mira que odio este palabro, pero ahora es el único que corresponde) Héctor Gómez a la batería. En esa misma anterior entrevista comentaba, supongo que haciendo referencia a una cierta base o cultura musical que «para un músico de jazz es obligado conocer los estándares del «American Song Book,» (ese termino que hace referencia a ese cancionero americano que aglutina las composiciones más conocidas de la cultura popular de los Estados Unidos de América), para interiorizarlos y poder recrearlos de cualquier forma y en cualquier contexto», algo que también podríamos añadir a la anterior reflexión y aplicar a muchos jóvenes interpretes (o estudiantes en general), que desprecian o desconocen con cierta altanería su pasado, incluso el más reciente.

La Sala Concha Velasco acogió a un músico excelente, que ofreció un concierto luminoso y muy agradable, y que después tubo su epilogo (aunque esto es cosa de otra entrada), que puede presumir de una carrera acompañado con su guitarra de más de treinta años, y que en este espacio temporal nunca ha tenido miedo a innovar y experimentar para acabar convertido en un referente de la vanguardia del jazz de este país.

Ximo Tebar Band, presento su proyecto «SonMediterraneo» dentro de la programación de esta 14º Edición del ValladolidJazz, que se celebro en la Sala Concha Velasco del Lava de Valladolid, el pasado 22 de Noviembre de 2019, una buena propuesta para celebrar, casualmente, este Día de la Música 2019.

Fuente [crónica y fotos]: http://www.chusmi10.com/ximo-tebar-band-sonmediterraneo/?fbclid=IwAR3E6942WuaTyRpAvkkLNXN_h5uww9rjhrGutYzcanCohJP0piEDrH-hGdI